SODA Y TÓNICA: DOS PARECIDOS MUY DISTINTOS

Hoy en Barman Academy os hablamos de dos bebidas en ocasiones confundidas, y que pese a parecer iguales, para nada lo son. Hablamos de la tónica y la soda.

Pese a que para el público común, ambas parezcan simplemente agua con burbujas, y aunque a simple vista parezcan similares, lo cierto es que hay grandes diferencias entre ellas que debéis conocer, si no queréis que al usar una en lugar de la otra os produzca un efecto indeseable.

Es importante conocer más a fondo ambas bebidas, la historia detrás de cada una de ellas y sus propiedades mas importantes. Además, como no podía ser de otra manera, veremos sus utilidades más comunes en coctelería.

NEWS, BARMAN ACADEMY, COCTELERIA, COCTEL, COCKTAIL, COCKTAILS, SODA, CLUB SODA, TONICA, TONIC, GIN TONIC, DIFERENCIAS, CURIOSIDADES, BRAMBLE
NEWS, BARMAN ACADEMY, COCTELERIA, COCTEL, COCKTAIL, COCKTAILS, SODA, CLUB SODA, TONICA, TONIC, GIN TONIC, DIFERENCIAS, CURIOSIDADES, GIN

Tónica

En primer lugar, la tónica, o agua tónica, es un refresco carbonatado y aromatizado con quinina. Se trata de un agua carbonatada artificialmente, a la que se le ha añadido quinina, que es lo que le da el sabor amargo característico, y azúcar, para equilibrarlo. En algunos países de América latina, también recibe el nombre de agua quitada o aguaquina.

La tónica, tal y como la conocemos hoy en día, es un invento de un relojero suizo, aficionado a la farmacia, Jacob Schweppes, pero las raíces de la historia de la tónica, son mucho más profundas.

Fue el inglés William Cunnington, cuando por motivo de una exploraciones en la India, a finales del siglo XIX, descubrió que los lugareños utilizaban un brebaje natural muy estimulante y con propiedades digestivas. Sus ingredientes principales eran extracto de Quassia amara y quinina. La quinina es un alcaloide que se extrae de la corteza del árbol de la quina, con propiedades digestivas y medicinales.

Cuando Cunnington volvió a Londres, elaboró y patentó una bebida hecha de agua carbonatada con quinina. Empezó a consumirse en Inglaterra y en las zonas coloniales inglesas, desde donde se extendió al resto del mundo.

Se dice que algo es tónico o de propiedades tónicas, cuando entona o vigoriza. El término en medicina es usado para aquello que es capaz de de excitar y restaurar un órgano débil y restaurar su normal funcionamiento. Por ello, tanto la quinina como el brebaje inicial, fueron usadas en sus comienzos como medicinas, y de ahí su denominación al producto final, tónica.

Soda

La soda es, principalmente, agua carbonatada, que contiene ácido carbónico (H2CO3) que, al ser inestable, se descompone fácilmente en agua y dióxido de carbono (CO2), por ello la formación de burbujas.

En otros países también se le denomina soda o club soda al agua con bicarbonato.

A este agua carbonatada artificialmente, también se añaden algunas sales de sodio, de ahí el nombre que recibe, y de potasio.

Históricamente, las primeras aguas carbonatadas se preparaban añadiendo bicarbonato de sodio a la limonada. Una reacción química entre el bicarbonato de sodio y el ácido cítrico del limón produce dióxido de carbono que se libera en forma de gas, de ahí la efervescencia.

Tanto la tónica cómo la soda revolucionaron la forma en que la gente bebía alcohol. La gente empezó a hacer uso de ellas, disfrutando de cócteles y copas menos duras y más fáciles de saborear y disfrutar.

– BA

Coctelería

Tanto la tónica cómo la soda revolucionaron la forma en que la gente bebía alcohol. Previo a la invención de estas bebidas, el alcohol tenía un sabor demasiado fuerte como para beber en ciertas compañías, como en ocasiones más protocolarias. Con la introducción de la tónica y la soda, la gente empezó a hacer uso de ellas, disfrutando de cócteles y copas menos duras y más fáciles de saborear y disfrutar.

Sin lugar a dudas, la tónica vive días de gloria, gracias al auge del Gin Tonic, Debido a tal expansión internacional, y al igual que en el caso de las ginebras, el mercado de la tónica se ha expandido como nunca antes, con una gran cantidad de marcas, estilos y sabores.

La tónica es un ingrediente básico en la coctelería, es un refresco con gas y aromatizado con quinina que le da un toque de sabor amargo muy característico. Cada día las hacen menos amargas, reduciendo la dosis de quinina y añadiendo ácido cítrico y azúcar.

El sabor amargo de la tónica combina genial con la ginebra y con el vodka, proporcionándonos tragos muy equilibrados.

También es muy habitual, mezclar la tónica con rodajas cítricas, con zumos de fruta o incluso con ciertos licores.

Por otra parte, la soda no combinaría tan bien ni con el vodka ni con la ginebra, pero es una bebida genial para diluir bebidas más fuertes como el whisky, el Campari, o el vino. En los últimos casos, es muy común usarla para la elaboración de vermústintos de verano y sangrías.

Cócteles imprescindibles como el Mojito, el Americano, o el Tom Collins, llevan su toque de soda, que proporciona un toque redondo y equilibrado al cóctel.

Tónica y soda, soda y tónica. Dos bebidas muy parecidas, pero muy diferentes. Esperemos que os haya gustado.

Hasta la próxima!

No Comments

Post A Comment